LA RESPONSABILIDAD DE LAS AGENCIAS DE COLOCACIÓN EN LA INTERMEDIACIÓN

Solihogar es una Agencia de Colocación de Servicio Doméstico autorizada por el Sistema Nacional de Empleo que, en el ejercicio de su actividad consistente en la intermediación de ofertas y demandas recibidas por parte de empleadores y trabajadores, ostenta la responsabilidad de que la colocación se realice de la forma más eficaz y satisfactoria para el cliente y para la trabajadora.

Dentro de esta actividad de intermediación, nos encontrarnos ante ofertas y demandas de trabajo, que podemos diferenciar en función de la parte que lo solicita. De este modo, recibimos diariamente demandas de trabajo por parte de trabajadores que nos solicitan un puesto de trabajo, y que, en atención a esta pluralidad de perfiles, en Solihogar contamos con una amplia y diversa bolsa de trabajo.

En lo que se refiere a las ofertas de trabajo, estas son las recibidas por parte de los empleadores que precisan de una empleada de hogar que pueda desempeñar las labores que específicamente se demanden. En este sentido, en Solihogar somos plenamente conscientes de la importancia de cumplir con las necesidades exclusivas que cada empleador requiere, para lo cual realizamos un análisis exhaustivo tanto de las especificas necesidades del empleador, como de todos aquellos parámetros concurrentes en el puesto de trabajo, con la finalidad de encontrar dentro de nuestra bolsa de empleo el mejor perfil.

Cuando en Solihogar recibimos una oferta de trabajo solicitando una empleada de hogar, lo primero que hacemos es analizar el perfil solicitado por el empleador, considerando el dominio de idiomas y tareas a desempeñar, el horario de trabajo, los días de descanso y el salario. Adicionalmente, se tiene en cuenta aspectos tales como la dimensión y número de estancias de la vivienda, o el número de integrantes de la familia.

Una vez contamos con estos datos, informamos al empleador de los derechos laborales de la empleada de hogar, referidos especialmente a días de vacaciones, horas de descanso y días de libranzas que puedan corresponderle. Una vez facilitada esta información, procedemos a enviarle la documentación necesaria para formalizar el contrato de intermediación con Solihogar, que consiste en una hoja de encargo profesional con el presupuesto de honorarios de la agencia, donde adicionalmente se recogen las anteriores circunstancias del puesto de trabajo a cubrir, y un clausulado de confidencialidad y protección de datos de estricto cumplimiento por parte de Solihogar.

Cuando recibimos este documento cumplimentado y firmado, se inicia el proceso de selección donde elegimos a varias candidatas que se ajusten al perfil requerido, para a continuación concertar las correspondientes entrevistas, de modo que sea el empleador quien haga la elección final entre las candidatas mejor postuladas a su oferta de trabajo.

Una vez que el empleador ha elegido a la empleada de hogar tras la entrevista, y firmado el contrato de trabajo, con alta en S.S., el servicio de intermediación prestado por Solihogar ha finalizado, a excepción de que, tal y como se incluye en la hoja de encargo profesional, por circunstancias que eventualmente pudiesen devenir sea necesario efectuar un reemplazo de la trabajadora, para lo cual Solihogar se compromete a realizar dos reposiciones adicionales en el periodo de tres meses a contar desde la fecha de la primera colocación efectiva

Por lo expuesto anteriormente, podemos concluir:

  1. Que las agencias de colocación tienen como función principal la intermediación y recomendación a los empleadores de las mejores candidatas.
  2. Que somos las agencias de colocación autorizadas por el Sistema Nacional de Empleo las que ofrecemos la mayor garantía de éxito en la búsqueda, selección y contratación de una empleada de hogar.

Que en este ámbito es destacable el firme compromiso de Solihogar de cumplir con las garantías de una satisfactoria colocación, haciendo concurrir cada oferta de empleo con el perfil profesional más adecuado, mediante un sistema eficaz y personal, que adicionalmente cuenta con la garantía de reposición que Solihogar ofrece.

Gestionamos toda la documentación legal necesaria.

Las empleadas del hogar pertenecen a un sistema especial dentro del régimen general de la Seguridad Social, y como cualquier trabajador, el día en que se incorporan al puesto de trabajo, deben tener firmado el contrato y por supuesto estar dadas de alta en la Seguridad Social.

gestionamos documentación

 

El contrato entre Clientes y Trabajadores

Queremos reiterar la obligación de dar de alta en Seguridad Social a la empleada de hogar desde el primer día que comience la relación laboral. No importa si se trata de un contrato indefinido o si hablamos de un contrato temporal de un mes o con pocas horas a la semana, todos los trabajadores deben estar dados de alta, nunca se sabe si pueden sufrir un accidente en el hogar, lo que sí es seguro es que la responsabilidad y consecuencias de ello recaerían sobre el empleador.

El contrato por escrito es algo que aconsejamos, puesto que de esta forma el empleador y la trabajadora pueden dejar fijados los acuerdos que se hayan estipulado en la entrevista, por ejemplo, el horario y los días concretos de trabajo, tiempos de pernocta o presencia si los hubiere, el salario o el periodo de prueba, etc. Es importante que las condiciones laborales pactadas se recojan en el contrato, evitando de esta forma cualquier tipo de conflicto laboral entre las partes.

El contrato debe quedar firmado antes del primer día de trabajo. Si el cliente lo desea, la agencia le puede realizar el trámite y la gestión del mismo, así como el alta en Seguridad Social.

En nuestra sección de “Preguntas Frecuentes” pueden consultar algunas de las preguntas más habituales formuladas por los empleadores y sus respuestas.