Los virus y las bacterias son los principales responsables de las enfermedades infecciosas en los niños. Las infecciones causadas por los virus son las más comunes, que duran unos días y los niños se recuperan por sí solos, incluso podríamos decir que estos virus a su vez estimulan el sistema inmunológico de nuestros hijos para que en el futuro puedan hacer frente a otro tipo de infecciones.

La etapa donde nos desarrollamos es la etapa infantil y es durante este periodo, tan importante para el desarrollo físico y emocional de los niños, donde se forma también el sistema inmune.

Para contribuir mejor a este desarrollo inmunológico debemos dejar que los niños jueguen en el exterior, en los parques, con la arena, que chapoteen en los charcos hasta ensuciarse, que cojan insectos, etc.

En definitiva, todo aquello que en la mayoría de ocasiones evitamos que hagan por “no ensuciarse”, porque con esto estamos fomentando sus defensas al dejarles entrar en contacto con cientos de microbios, para que en el futuro no sean más susceptibles de infectarse.

¿CUANDO SON NECESARIOS LOS ANTIBIÓTICOS?

antibióticos para las defensas de los niños

No debemos de tratar las enfermedades víricas con antibióticos puesto que estaríamos bajando las defensas del organismo de los niños de forma absolutamente innecesaria y por tanto estaríamos perjudicándolos.

Las enfermedades víricas como son los resfriados o el catarro común, que en ocasiones puede complicarse con otitis medias, no se curan con antibióticos. Muchos padres son culpables de que a los niños les receten antibióticos por la insistencia hacia el pediatra, con el falso pensamiento de que con ellos se curarán antes y mejor, por no mencionar a aquellos padres que los automedican creyendo que es la misma enfermedad que han sufrido en ocasiones anteriores.

Este es el mayor error que podemos cometer pues hay estudios recientes que demuestran que el 90% de las enfermedades víricas se curan de forma espontánea y en ningún caso con el uso de antibióticos.

Efectos Nocivos del abuso de antibióticos 

Debemos ser conscientes de los efectos nocivos del abuso de antibióticos cuando los tomamos de forma inadecuada e irresponsable, ya que estamos contribuyendo a la creación de cepas resistentes a estos medicamentos, con el riesgo que ello conlleva ya que las futuras infecciones bacterianas serán más agresivas, prolongadas y con menor respuesta a tratamiento.

Cuando nuestros hijos están enfermos debemos de llevarlos al pediatra para que diagnostique la enfermedad y determinar si es de origen vírico o bacteriano y nos recete un tratamiento apropiado para cada caso.

Síguenos
error