La higiene y limpieza en los cuidados del bebé son importantes para la salud de los más pequeños. El chupete, artículo tan querido por nuestros bebés y tan agradecido por sus mamás, podría ser el medio de transmisión de algunas enfermedades, por ello debemos de tener cuidado con la limpieza e higiene del chupete.

Hay investigaciones realizadas que nos ofrecen una fórmula sencilla y eficaz para mantener el chupete limpio y es el de utilizar la saliva, aunque este acto nos parezca del todo inapropiado, hay especialistas en salud infantil que nos dicen que este gesto nos proporcionará una higiene correcta del chupete.

bebe con chupeteCuando el chupete se cae al suelo los padres o cuidadores de forma instintiva, lo recogen y se lo introducen en su boca para limpiarlo con su propia saliva, este acto nos parece aceptable siempre y cuando se trate de una emergencia, porque no podamos limpiarlo de otra forma, en el caso de no tener cerca un lavabo para lavarlo, bien pues este gesto precisamente es del todo aconsejable para mantener limpio el chupete.

Tras una investigación que realizaron a madres que utilizaban esta fórmula de higiene del chupete, junto con otras que lo lavaban con agua y jabón, otras que lo hervían etc. hemos de decir que tras el análisis que posteriormente realizaron a sus bebés recién nacidos, a los 6 meses y a los 18 meses, el resultado del informe fue que los niños cuyas madres utilizaban su propia saliva de forma habitual para la limpieza del chupete, presentaban mejores niveles de anticuerpos que los demás niños cuyo chupete se mantenía limpio con las otras técnicas de higiene. Este estudio, abre sin duda nuevas fórmulas de investigación para encontrar mejores técnicas de prevención de enfermedades en los niños.

Sin embargo, el resultado de este estudio hay que tomarlo con cautela hasta que los investigadores puedan certificar la relación causa-efecto para la higiene del chupete mediante la saliva.

Por supuesto, esta práctica de limpieza del chupete queda totalmente desaconsejada en el caso de que la madre sufra alguna patología infecciosa.

A continuación, exponemos otros métodos tradicionales para la higiene del chupete de nuestros bebés:

 

  • Hervir los chupetes: Este es el método más antiguo y económico. Sin embargo, debemos usar un cazo o cacerola exclusivamente para ello.
  • Esterilizadores para microondas: La esterilización del chupete con el microondas es similar a la esterilización por vapor, solo que este sistema es más rápido, y el utensilio para este menester es más pequeño y por tanto se pueden llevar de viaje.
  • Esterilizadores de vapor: Estos esterilizadores matan los microorganismos por el vapor saturado que producen. La esterilización en estos aparatos suele durar entre 10 y 15 minutos.
  • Esterilizar con pastillas: Este método sería el menos aconsejable, pues tenemos que introducir el chupete en un recipiente con agua y poner en el una pastilla para esterilizar, esperar a que se disuelva para dejarlo durante 30 minutos en esta solución.
Síguenos