96 577 77 52 - 699 021 346 info@solihogar.com

Si tenemos una persona mayor en casa y  tiene   tos seca, se queja de dolor agudo en el tórax, le cuesta respirar y tiene  temperatura alta puede ser algo mucho más grave que una gripe común. En ese caso debe asistir de inmediato a un centro de salud  para descartar  bronquitis o neumonía que en personas mayores representan mayor riesgos de mortalidad.

 

¿Qué es la bronquitis y cuál es el tratamiento para personas mayores?

 

La bronquitis es la inflamación de la conexión entre los pulmones y la tráquea que se conoce como los bronquios. Esta parte del cuerpo se cubre de mucosidad dificultando el paso del aire, impidiendo su paso  de forma natural.

Hay varios tipos de bronquitis, la más común es la causada por lesiones físicas, es decir aquellas que se provocan por el humo, polvo o el tabaco.

En las personas mayores la bronquitis se manifiesta con síntomas similares a los de la gripe. En general presentan fiebre, mucosidad extrema, tos seca, la diferencia marcada entre bronquitis y una gripe común es que los pacientes se quejan de dificultad para respirar, presentan presión en el pecho y ese sonido característico de la bronquitis conocido como sibilancia.

El tratamiento común para los ancianos que padecen bronquitis se basa en medicamentos que ataquen la fiebre y la tos. Además, se recomienda la ingesta de mucho líquido que cause la disolución de la mucosidad para que sea  más fácil su  expulsión.

 

Cómo tratar la bronquitis y neumonía en personas mayores

 

¿Qué es la neumonía y cuáles son los síntomas en personas mayores?

 

Esta enfermedad produce una infección que afecta directamente a los pulmones, producida por microorganismos que se alojan en esos órganos del cuerpo. Las personas mayores están más expuestas a sufrir la enfermedad provocada por la bacteria conocida como Sreptococcus Pneumaniae.

La neumonía  puede ser de dos tipos  y los síntomas varían dependiendo de sus características. En primer lugar tenemos a la  neumonía bacteriana cuyos  síntomas  aparecen  violentamente, en general el paciente presenta fiebre alta y tos con flema en abundancia. Por otro lado, está la neumonía vírica con síntomas más suaves, algo de tos sin flema y en ocasiones se presenta un cuadro febril.

En personas mayores los síntomas se manifiestan a través de dolor fuerte en el tórax, temperatura alta  y tos con expectoraciones acompañadas, en algunos casos con sangre. Los ancianos con neumonía se cansan con mayor facilidad, presentan dolores en los músculos y se quejan de dolores de cabeza.

El tratamiento indicado para la neumonía en personas mayores es a base de antivirales y antibióticos. Lo más normal  es que la condición del paciente mejore  con  el tratamiento, pero siempre está el riesgo de complicaciones.

Por ejemplo, sufrir derrame pleural sería una consecuencia de riesgo latente ante una neumonía en personas mayores. En ese caso se almacena líquido entre la parte externa de los pulmones y la caja torácica. Otra complicación grave son los tumores con pus. En este caso el pus se queda encajonado en los alvéolos y se debe expulsar con ayuda de tratamiento a base de antibióticos.

En conclusión, la neumonía y la bronquitis en personas mayores son enfermedades de cuidados, sino aplicamos el tratamiento correcto nuestros abuelos  corren el riesgo de sufrir complicaciones graves.

 

Síguenos