Rate this post

A partir de los 3 años es conveniente llevarlos al podólogo cuando observemos:

  • Caídas frecuentes
  • Desgaste y deformidad del calzado, especialmente cuando esa deformidad se produce en uno de los zapatos.
  • Cuando el niño se queja de molestias en los pies o no quiera andar o correr.
  • Cuando tiene dolores en las rodillas y en las piernas.

Debemos de darnos cuenta de un posible problema en los pies de nuestros hijos cuando observemos que al caminar meten los pies hacia dentro o si vemos que tienen mala colocación de uno o varios dedos.

También debemos de llevarlos al podólogo cuando veamos que las uñas generalmente del primer dedo las deforman o se rompen o producen heridas.

En general, una buena medida de prevención sería llevar a los niños a partir de los 3 años al especialista podólogo para que les haga una evaluación general de los pies.

CARACTERÍSTICAS DE UNA BUEN CALZADO

Es importante saber que el calzado de los niños depende en gran medida de la edad del niño, durante el gateo y los primeros pasos, cuando están en casa, deben de llevar calcetines antideslizantes de fibras naturales.

Alrededor de los 18 meses que empiezan a caminar, el calzado debe ser muy suave y flexible, que permita todos los movimientos del pie, para favorecer su normal desarrollo.

A partir de los 3 años, edad en que comienzan el colegio, el calzado debe de tener la suela flexible y sujetar el pie por el empeine, mediante velcro, cordones etc., el talón debe ser relativamente suave para evitar rozaduras.

En verano el calzado debe de tener las mismas características pero a ser posible con el talón y los dedos al aire.

IDEAS PARA EVITAR LAS ROZADURAS

Partimos de la idea de que cuando el niño tiene rozaduras por el calzado, quiere decir claramente que esos zapatos son inadecuados, tal vez sean demasiado grandes o pequeños o demasiado duros. Por tanto, para evitar las rozaduras compraremos los zapatos adecuados.

CONSEJOS HIGIÉNICOS INDISPENSABLES PARA LOS PIES 

pies bebe podólogo

  • Lavar y secar los pies bien, especialmente entre los dedos, posteriormente podemos aplicar una crema hidratante con PH Neutro.
  • Nuestro consejo es duchar a los niños siempre después de venir del colegio, antes de la cena. En el caso de que tengan excesiva sudoración en los pies, la higiene (lavado) debe de ser más frecuente.
  • Insistimos en la necesidad de usar calcetines de fibras naturales como el algodón, hilo o lana.
  • Para terminar os diremos que con una buena higiene e hidratación de los pies se previene la aparición de hongos y papilomas.
  • Es conveniente que los niños siempre que puedan caminen descalzos, por casa, por la playa etc.

 

 A partir de los 3 años es conveniente llevarlos al podólogo cuando observemos: Caídas frecuentes. Desgaste y deformidad del calzado, especialmente cuando esa deformidad se produce en uno de los zapatos. Cuando el niño se queja de molestias en los pies o no quiera andar o correr. Cuando tiene dolores en las rodillas y en las piernas. Debemos de darnos cuenta de un posible problema en los pies de nuestros hijos cuando observemos que al caminar meten los pies hacia dentro o si vemos que tienen mala colocación de uno o varios dedos. También debemos de llevarlos al podólogo cuando veamos que las uñas generalmente del primer dedo las deforman o se rompen o producen heridas. En general, una buena medida de prevención sería llevar a los niños a partir de los 3 años al especialista podólogo para que les haga una evaluación general de los pies. CARACTERISTICAS DE UNA BUEN CALZADO Es importante saber que el calzado de los niños depende en gran medida de la edad del niño, durante el gateo y los primeros pasos, cuando están en casa, deben de llevar calcetines antideslizantes de fibras naturales. Alrededor de los 18 meses que empiezan a caminar, el calzado debe ser muy suave y flexible, que permita todos los movimientos del pie, para favorecer su normal desarrollo. A partir de los 3 años, edad en que comienzan el colegio, el calzado debe de tener la suela flexible y sujetar el pie por el empeine, mediante velcro, cordones etc., el talón debe ser relativamente suave para evitar rozaduras. En verano el calzado debe de tener las mismas características pero a ser posible con el talón y los dedos al aire. IDEAS PARA EVITAR LAS ROZADURAS Partimos de la idea de que cuando el niño tiene rozaduras por el calzado, quiere decir claramente que esos zapatos son inadecuados, tal vez sean demasiado grandes o pequeños o demasiado duros. Por tanto, para evitar las rozaduras compraremos los zapatos adecuados. Consejos higiénicos indispensables para los pies Lavar y secar los pies bien, especialmente entre los dedos, posteriormente podemos aplicar una crema hidratante con PH Neutro. Nuestro consejo es duchar a los niños siempre después de venir del colegio, antes de la cena. En el caso de que tengan excesiva sudoración en los pies, la higiene (lavado) debe de ser más frecuente. Insistimos en la necesidad de usar calcetines de fibras naturales como el algodón, hilo o lana. Para terminar os diremos que con una buena higiene e hidratación de los pies se previene la aparición de hongos y papilomas. Es conveniente que los niños siempre que puedan caminen descalzos, por casa, por la playa etc. Estos consejos básicos están asesorados y revisados por la Clínica San Román especialistas del pie.Estos consejos básicos están asesorados y revisados por la Clínica San Román especialistas del pie.

Síguenos
error