96 577 77 52 - 699 021 346 info@solihogar.com

Contratar empleada doméstica interna para trabajar fuera de España

 

Cada día son más las familias que demandan empleadas domésticas internas para trabajar fuera de España.

Empleadas de Hogar para la Unión EuropeaEsto se debe a que ha crecido sustancialmente el número de españoles, tanto individuos como familias completas, que se han mudado a otros países de la Unión Europea.

Ya sea por razones de trabajo u otras razones como pueden ser el turismo, o la jubilación, hay muchas familias que se trasladan a vivir fuera de España en diferentes zonas de la Unión Europea en su mayoría, pero también en Asia y Norteamérica.

Estas personas necesitan con frecuencia los servicios de alguien que les ayude y se ocupe de atender de su hogar, y para ello necesitan contratar a una empleada doméstica interna.

Sin embargo, la barrera idiomática y la diferencia cultural entre España y sus vecinos de la UE o de otras latitudes generan un problema a la hora de buscar ayudantes para el hogar.

Quienes optan por buscar una empleada doméstica tras mudarse al nuevo país, descubren pronto que es muy difícil conseguir a una empleada de hogar que hable español.

Incluso puede ser imposible conseguir empleadas domésticas internas con dominio de idiomas comunes para la comunicación entre extranjeros, como el inglés y francés.

Por eso, muchas familias españolas prefieren tener personal de servicio que hable español, de origen latino, pues esto facilita la convivencia y la coordinación de las labores a ejecutar en el hogar.

En SoliHogar podemos orientarle sobre como contratar a una empleada doméstica para trabajar fuera de España, y posteriormente ofrecerle la búsqueda y selección de candidatas a este puesto de trabajo.

¿Por qué contratar a una empleada de hogar interna al trasladar mi residencia fuera de España?

 

Las razones básicas para contratar a una empleada doméstica para trabajar fuera de España son las mismas que si residen en nuestro país, la falta de tiempo para atender la casa, de los niños, de la cocina, de la plancha, etc.

Sin embargo, al residir fuera de España, el idioma y las costumbres adquieren un mayor peso, razón por la cual muchas familias prefieren contratar a una empleada doméstica interna desde España.

Actualmente hay agencias de empleo profesionales y con experiencia en ello como es la agencia Solihogar, que se encargan de ofrecer empleadas domésticas internas para trabajar fuera de España y que además les solucionan todos aquellos trámites necesarios para este tipo de contratación.

En su mayoría, son mujeres de origen latinoamericano con mucha experiencia en la atención y manejo del hogar.

Las más jóvenes pueden incluso tener un buen dominio del idioma inglés o francés,  lo que facilita sus desempeño a la hora de salir a hacer las compras o llevar los niños de paseo.

También es común encontrar empleadas domésticas de origen filipino, que tienen la ventaja de hablar inglés como lengua nativa y en ocasiones el chino mandarín.

Algunas de estas trabajadoras son descendientes de empleadas domésticas que emigraron a España hace muchos años y que quieren seguir el ejemplo de sus madres, aunque ahora cuentan con mejor educación y formación profesional.

Sin embargo, también hay candidatas españolas de origen, que desean trabajar como empleadas domésticas internas fuera de España, en su gran mayoría son empleadas de hogar con amplia experiencia y con una fuerte motivación para conocer otras culturas y aprender a la vez otros idiomas.

Características de las empleadas domésticas internas que trabajan en el extranjero.

 

Empleadas de hogar fuera de España

En su gran mayoría, las empleadas domésticas contratadas para trabajar fuera de España están especializadas en la limpieza del hogar, el cuidado de niños y de ancianos.

En el caso de necesitar a una empleada doméstica para el hogar y cuidado de niños, generalmente las familias prefieren que las empleadas domésticas sean jóvenes, que no superen los 45 años, sin embargo en los casos que solicitan a una  empleada doméstica para el cuidado del hogar y de personas mayores, las familias prefieren que sean más mayores para que conecten mejor con la persona a la que van a cuidar.

Por otra parte, cuando una familia solicita un matrimonio de servicio doméstico interno, guardeses, para asumir las funciones de mayordomo, chófer o gerente de personal de servicio doméstico, el perfil de empleados domésticos solicitado es sin duda la profesionalidad en el sector, avalada por supuesto con un nivel alto de experiencia. Estos profesionales suelen tener una edad media de entre 40 y 60 años. 

El grueso de las empleadas domésticas contratadas como internas para trabajar fuera de España cuentan con al menos 5 años de experiencia previa en el sector del hogar y otros tanto residiendo en nuestro país.

Los países de origen de la mayoría de estas empleadas son Perú, Ecuador Bolivia y Filipinas.

En tiempos recientes ha aumentado la oferta de personal oriundo de Venezuela y Colombia.

 

 

 

 

 

 

Consideraciones a la hora de contratar a una empleada doméstica fuera de España

En SoliHogar queremos que conozca la importancia de las condiciones en que se contrata a una empleada doméstica interna para trabajar fuera de España.

Una de estas condiciones es el tiempo de garantía que ofrece la agencia Solihogar a sus clientes para realizar una reposición en el caso de que la empleada de hogar interna no cumpla satisfactoriamente con su trabajo.

Este tiempo es de 6 meses a 12 meses según el perfil y condiciones solicitados por la familia, así como el cumplimiento por parte de la misma de las condiciones laborales solicitadas a la agencia.

Si la empleada doméstica tiene nacionalidad española los trámites para enviarla al exterior serán rápidos y poco engorrosos.

Sin embargo, algunas agencias usan la modalidad de seleccionar «en origen» a candidatas residentes en países que tienen convenios de trabajo con España, como Chile y Perú, pero esta modalidad la agencia Solihogar no la recomienda puesto que estas empleadas domésticas no tiene la experiencia ni la profesionalidad suficiente en el sector de servicio doméstico en nuestro país, y por lo tanto no podemos evaluarlas debidamente según los requisitos exigidos por nuestros clientes.

Otra razón por la que la agencia Solihogar desaconseja la contratación en origen es, que a pesar de haber realizado la selección de la empleada de hogar, el empleador tendrá que esperar unos meses hasta que se complete el trámite y sea autorizada la trabajadora por la embajada de España, a venir con un contrato de trabajo firmado y asumiendo el empleador la responsabilidad sobre esta trabajadora en nuestro país durante un año. 

Un nuevo obstáculo es, si la familia contratante planea trasladar su residencia fuera de la Unión Europea, será necesario tramitar un nuevo visado con el correspondiente permiso de trabajo de la empleada doméstica interna que los acompañará.

Esto es fácil en el caso de algunos países que tienen acuerdos laborales con  España, pero no es tan fácil para el resto de países que pueden poner limitaciones o condiciones especiales según la nacionalidad de la empleada.

Solihogar quiere recordar que los derechos y obligaciones de las empleadas domésticas internas fuera de España, dependerán de donde tramiten los empleadores el contrato laboral.

× ¿Necesitas ayuda?