La importancia de las empleadas del hogar

En otras publicaciones hemos hablado de lo importante que son las empleadas de hogar, ellas son las que se encargan de cuidar a nuestros seres queridos mientras nosotros pasamos la mayor parte del día trabajando fuera de casa, esta relación entre la empleada de hogar y nuestra familia, ya sean niños o mayores, crea una unión mucho más estrecha que cualquier otro tipo de trabajo.

Por esta dependencia que desarrollamos en cierto modo con la empleada de hogar, pues nuestra estabilidad en el trabajo depende de la estabilidad a la vez del trabajo en casa de la propia empleada de hogar, sentimos a veces inseguridad a la hora de contratar por miedo de que dure poco en casa.

Cuando hacemos las entrevistas para seleccionar a la candidata, una de las preguntas que hacemos es la de si tiene cargas familiares, pareja, niños etc. y cuando nos contestan con la mayor honestidad que tienen pareja o hijos, aunque sean mayores, nos entra el pánico porque pensamos que se marchará pronto de casa.

empleadas de hogar

Sin embargo no tenemos en cuenta que cuando entrevistamos a una trabajadora, ésta tiene la necesidad de trabajar y por ello está ahí pidiéndonos un puesto de trabajo, por supuesto ella ya ha contemplado sus obligaciones personales y se hace responsable del empleo que acepta. Por lo tanto, no debemos de pensar tanto en “si se nos va a ir pronto“, sino más bien en lo profesional que pueda ser.

Solihogar quiere proponer algunos consejos para ayudar y favorecer a que la relación laboral sea estable en el tiempo. Son recomendaciones muy sencillas y que se deben aplicar adaptándose a cada caso en particular.

empleadas de hogar

 

1. Ser comprensivo con los errores.

Los primeros días es inevitable que cometan algún error, necesitan un periodo de tiempo para habituarse a los gustos y exigencia de la familia, aconsejamos tener paciencia al principio y si tienen algún fallo explicarles con delicadeza como queremos que haga el trabajo en adelante. En ocasiones por falta de paciencia por parte de los empleadores o trabajadores, se interrumpe la relación laboral en los primeros días de contrato. Lo más aconsejable es valorar antes de tomar una decisión, la gravedad del error y si es algo que no ha sido premeditado o no ha tenido consecuencias graves, podemos hablarlo con la empleada de hogar para que no vuelva a suceder.

2. Hacer énfasis en aquello que está bien.

Como cualquier otro trabajador y en base al punto anterior, si nuestra empleada de hogar ha hecho sus labores como nos gusta o incluso mejor de lo que esperábamos, debemos valorar y reconocer su trabajo haciéndoselo saber, con ello motivaremos a nuestra empleada de hogar a hacer cada vez mejor su trabajo. Este tipo de reconocimientos es importante para los trabajadores.

3. Salario y tareas

Una empleada de hogar profesional y con experiencia tendrá muchas ofertas para escoger, por ello hay que ofrecerle un salario que se ajuste a las labores que va a realizar, a los miembros de familia que tiene que atender y al tamaño de la vivienda. El salario generalmente dependerá un poco de las responsabilidades que le exijamos a nuestra empleada de hogar, debemos tener en cuenta siempre que entre compañeras comentan sus sueldos y sus obligaciones con la familia y si se siente poco remunerada es posible que más pronto que tarde nos dejará.

4. Integración en la familia (Interna)

La empleada del hogar interna debe tener su espacio de descanso e intimidad, para este tipo de servicio tenemos que contar con una habitación y cuarto de baño para ella sola, es conveniente ponerle un pequeño televisor ya que en su tiempo libre puede entretenerse viendo la tele, leyendo o simplemente descansando, es su momento de ocio. Esto contribuye a la integración y bienestar de la empleada de hogar interna en nuestra familia.

5. Ordenes de trabajo

Como hemos comentado anteriormente las empleadas de hogar deben conocer nuestras costumbres y como queremos las cosas hechas en nuestra casa. En los primeros días será primordial que le demos indicaciones de cómo queremos que haga las labores y cuáles son nuestras prioridades, cuanto más precisas y claras sean las indicaciones menor margen de error. Si las indicaciones vienen por parte de varios miembros del hogar, a veces diferentes y tal vez contrarias, lo más probable es que la confundamos de manera que haga las tareas mal.

6. Respetar el horario de Trabajo

Es fundamental fijar un horario de inicio y finalización de las labores del hogar, así como para los descansos de la trabajadora, y esto se pacta en la entrevista. Si hemos tenido una celebración o por cualquier motivo hemos necesitado su ayuda y se ha excedido de su horario laboral se podrá compensar con tiempo libre en otro momento o bien pagándole un extra por las horas realizadas fuera de su horario.

7. Confianza

Cuando llevan un tiempo considerable trabajando con nosotras, nuestras empleadas de hogar conocen a la perfección nuestra casa, así como su organización, esto crea un grado de confianza que debemos de aprovechar para dejar en sus manos y según su criterio la organización de las tareas en nuestro hogar, con los años nos conocen bien, nos tienen cariño y sin duda alguna colaboran con el buen del funcionamiento de nuestro hogar.

Síguenos