+34 96 577 77 52 - +34 699 021 346 info@solihogar.com

Un canguro en España es aquella persona que se encarga de cuidar a los niños por algunas horas mientras los padres no están en casa. A diferencia de las niñeras los canguros no son permanentes, pero esto no quiere decir que no debas prepararte para cumplir con tu trabajo a la perfección.

El papel del canguro es igual de importante que el de las niñeras o los babysitter, siempre que trates con niños asumes una gran responsabilidad, por eso en las próximas líneas te dejamos una serie de consejos que te convertirán en la mejor.

 

1.- Cuando trabajes de canguro con una nueva familia infórmate

Antes de cumplir el servicio de canguro y quedarte sola en la casa con los niños es recomendable que tengas una pequeña reunión con los padres para explicarles tu forma de cuidado, las actividades que planeas realizar y pedir cierta información importante.

Pregunta si el o los pequeños sufren de alergias, problemas de comportamiento o alguna enfermedad crónica. También indaga sobre su temperamento, su rendimiento escolar, cantidad de amigos, gustos y preferencias. Toda esta información te será útil para saber cómo presentarte ante el niño o niña.

Aprovecha la primera conversación con los padres para detectar cómo es su personalidad, creencias, temperamento y si han contratado otro canguro antes, de esta forma sabrás qué comentarios o actividades evitar, por ejemplo, hay padres que no permiten a sus pequeños celebrar Halloween y no querrás que se lleven un disgusto al ver a sus hijos disfrazados.

 

2- Sé un canguro que sigue las rutinas que se mantienen en casa

cuidado de niños por canguro

La hora en la que llega el canguro a casa no debe ser sinónimo de descontrol. Las niñeras son quienes por lo general establecen rutinas alimenticias, higiénicas y escolares con los niños, pero tu trabajo es simplemente seguirlas.

Por ejemplo, si los niños están acostumbrados a ir a la cama a las 9:30pm trata de cumplir con esa norma o si antes de ver la televisión por la tarde realizan sus deberes procura que sea así en tu presencia.

De esta forma los niños verán el canguro como una figura de autoridad y los padres notarán que respetas las normas del hogar y eres de confianza.

 

3.- Con el canguro los juegos son en el exterior

A algunos padres les preocupa la cantidad de horas que sus niños pasan sentados frente a sus tabletas, teléfonos y videojuegos, pero realmente carecen de tiempo y energía para proponer actividades diferentes.

El servicio de canguro puede ser justo lo que los padres quieren y necesitan si programas actividades de juego al aire libre con los niños ¡Hay mucho que pueden hacer! Jugar en el jardín, visitar un parque o plaza, hacerse fotos con estatuas o visitar un lago cercano.

Este tipo de actividades, además de divertidas, son entretenidas para los pequeños y los padres estarás muy satisfechos al comprobar que sus hijos no están creciendo sentados en el sillón. 

 

4.- El servicio de canguro a veces no es fácil, ten paciencia

Los niños son naturalmente inquietos, dispersos y a veces indisciplinados, por lo que no esperes tener el control absoluto desde el primer momento. Ser canguro a veces no es fácil.

Con los pequeños hay días en los que su comportamiento es ejemplar, realizan todas sus tareas de manera obediente y apenas hacen ruido en la casa, pero hay otros días en los que no parecen la misma persona.

Estos cambios de comportamiento no tienen nada que ver con tu servicio de canguro, forman parte de la naturaleza de un niño y deberás acostumbrarte rápidamente para saber manejar la situación correctamente.

 

5.- Conversa, no grites.

Aunque no sean consciente de ello, los niños saben muy bien cómo manipular a los adultos. A su corta edad saben que los gritos en alguien mayor significan que se siente enojado y desesperado por lo que evita este tipo de actitudes por muy estresada que estés.

Ante un enfado la mejor arma de un canguro es la firmeza y la serenidad pues le demuestras al pequeño que tu decisión es inmutable y no vas a ceder a sus demandas.

Dominar una situación de esta manera hace que los niños te reconozcan como una figura de autoridad y automáticamente ganas su respeto, sin miedo, amenazas o agresión.

 

6.- Una responsabilidad como canguro es cuidar de la salud

Si en casa hay un niño con una condición médica especial deberás ser aún más atenta con su cuidado para evitar inconvenientes. Sé puntual si debes darle algún medicamento, pregunta los posibles efectos secundarios y las reacciones con alimentos.

Con estos sencillos consejos serás la mejor canguro. Recuerda que tu trabajo es importante, pues se trata de niños, así que prepárate para dar lo mejor de ti y ofrecer un excelente servicio.

× ¿Necesitas ayuda?