SELECCIÓN DE SERVICIO FILIPINO EN ORIGEN

Solihogar ofrece selección de personal filipino en origen, y para ello, cuenta con la colaboración de abogados expertos en regularización y obtención de permiso de trabajo y residencia. Le preparamos toda la documentación necesaria y le damos asesoramiento durante todo el proceso.

La normativa vigente exige que sea el empleador quien solicite el permiso de trabajo y residencia para la trabajadora o matrimonio filipino seleccionado.

servicio filipino en origenLes preseleccionamos aquellas candidatas que más se ajuste a su perfil de necesidades familiares, le facilitamos información de cada una de ellas para que usted finalmente elija a la más adecuada para su hogar.

Nos encargamos de todos los trámites hasta que la trabajadora llega al aeropuerto y es trasladada al lugar de trabajo. El plazo que transcurre desde la firma de la Solicitud de Servicios, hasta la incorporación de la persona seleccionada en origen a su puesto de trabajo, suele ser aproximadamente de 3 a 6 meses. Solihogar, le ofrece la posibilidad de incorporar en su hogar una trabajadora temporal mientras dure el proceso de regularización.

HONORARIOS PARA LA REGULARIZACION EN ORIGEN

Los honorarios de Solihogar, son 450 € (IVA no incluido), al comienzo del proceso de la Solicitud de Servicios para Selección en Origen.

En el momento que el proceso esté aprobado por extranjería, Solihogar cobrará el 50 % de sus honorarios que equivalen a una mensualidad del salario de la trabajadora (IVA no incluido), y cuando la empleada de hogar se incorpore al puesto de trabajo, Solihogar cobrará el 50 % de los honorarios restantes.

El importe de las Tasas de la Administración General del Estado, son aproximadamente de 190 € que tendrá que abonar el empleador.

Las empleadas de hogar filipinas en origen, ofrecen a la familia que las ha contratado cariño, fidelidad y agradecimiento, y es por esta razón que crean un vínculo más sólido y afectivo, por lo que pasarán unos años en estos hogares trabajando para la misma familia. Por su carácter, las empleadas de hogar filipinas están dispuestas desde el primer momento a aprender el idioma y las costumbres de la familia, lo que da lugar a una relación laboral perdurable en el tiempo.

Otro punto a tener en cuenta es que las empleadas de hogar internas en origen tienen un salario más bajo durante los dos primeros años desde su llegada a España.